Malen Sánchez

Malen Sánchez

Malen ha dedicado la mayor parte de su vida al cuidado de su familia. Esposa, madre de un hijo y una hija, abuela de una niña que es su debilidad… En su escaso tiempo libre, disfruta de la costura, una de sus grandes aficiones y, desde hace casi 20 años, colabora en la sede medicusmundi de Aragón. Es una de las voluntarias con mayor experiencia, que llegó a la familia «mundi», como ella cuenta, por casualidad:

“Una amiga mía era voluntaria en la antigua tienda de medicusmundi en Zaragoza. Un día, me pidió que la acompañara. Al final, ella se fue y yo me quedé; y de ahí hasta hoy”.

En todos estos años Malen ha colaborado en la venta de distintos productos, dentro y fuera de nuestras instalaciones, participando en ferias, mercadillos, eventos en colegios e institutos… y ha tenido un papel fundamental en la venta de la lotería de Navidad, consiguiendo implicar a pequeños comercios de la ciudad. Con todo ello nos ha ayudado a la recaudación de fondos privados, tan necesarios para poder continuar con nuestros proyectos de cooperación internacional.

Hoy día, Malen se acerca a nuestro nuevo Espacio Mundi, en el casco histórico de Zaragoza, cada vez que hay tarea en la que puede echar una mano. Su apoyo continuado y desinteresado son cruciales para nuestro objetivo de implicar a la ciudadanía aragonesa en la defensa del derecho a la salud y contribuir a la transformación social positiva de nuestro entorno.

Por ejemplo, este 2022, su papel ha sido fundamental en el montaje de cestas de productos de Comercio Justo y otros artículos solidarios que hemos podido ofrecer a empresas interesadas en apoyar nuestra misión mediante compras solidarias.

Por último, charlando con Malen, hacemos balance sobre su paso por la asociación y coincidimos en que su experiencia es la mejor demostración de que con sencillas tareas en nuestro entorno más próximo podemos lograr grandes cambios.

“Colaborar con medicusmundi es sentir que haces algo por los demás, me proporciona tranquilidad y me ayuda a desconectar de las preocupaciones personales”, concluye Malen.