Testimonio de Kabeya desde RD Congo

Kabeya

Soy Kabeya* y tengo 20 años. Cuando tenía 16, me quedé embarazada y tuve que mudarme con la familia del padre del niño. Viví con mi novio en la casa de sus padres hasta que nació el bebé. Pero no puede soportar más los caprichos de sus hermanos y hermanas hacia mí, así que me vi obligada a regresar a mi casa.

Una vez allí, incapaz de continuar mis estudios por falta de medios, me quedé en casa para cuidar a mi hijo, hasta el 2019, cuando fui contactada por uno de los agentes comunitarios de Ndanu quien me informó sobre el Proyecto de Apoyo Integral al Área de Salud de Ndanu1 de medicusmundi NAM. Gracias a la facilitadora de campo de medicusmundi en la zona de salud de Kingabwa, me inscribí en un centro de capacitación para hacer unos cursos de hostelería y restauración.

Después de doce meses de formación, interrumpidos por la pandemia de la COVID-19, salí del centro con un certificado en hostelería e hice una pasantía de tres meses en el hotel más grande de la República Democrática del Congo. ¡Un lujo que nunca habría imaginado en mi vida!

Durante las pasantías, recibimos un poco de dinero para el transporte del que he podido ahorrar. Ahora, tras finalizar la pasantía, asisto dos veces por semana al pequeño restaurante que medicusmundi NAM pone a nuestra disposición y he podido retomar mis estudios como autodidacta, gracias a los ahorros.

Hoy, ¡estoy cursando mi bachillerato! Gracias a medicusmundi y especialmente a Mamá Esther**.

*Kabeya es un nombre ficticio utilizado para proteger la identidad de la mujer que generosamente ha compartido con nosotros su testimonio de vida. Nuestra prioridad es siempre preservar el anonimato y garantizar la seguridad de las personas participantes en nuestros proyectos, contribuyendo, así, a que ellas puedan desarrollar sus vidas lejos de cualquier estigma.

**Mamá Esther es la asistente de género que ha apoyado a Kabeya y a otras jóvenes durante el tiempo de su participación en el proyecto.