Primer presidente de medicusmundi en Navarra VICENTE MADOZ JAÚREGUI

Vicente Madoz Jaúregui

En 2022 se cumplen 50 años del inicio de la actividad de medicusmundi en Navarra. Miguel Ángel Argal, fallecido en 2017, fue la persona que en 1972 impulsó la creación de la asociación en Navarra, con el objetivo inicial de apoyar la puesta en marcha de Hospital de Nemba, en Ruanda.

En noviembre de 2016, Miguel Ángel viajó por última vez a Ruanda, aunque una pequeña parte de sus cenizas viajaron unos meses más tarde para permanecer para siempre en esa tierra a la que tanto amó y tanto apoyó.

En otoño organizaremos diferentes actos para celebrar los 50 años, pero desde enero vamos a ir dando a conocer, en nuestra web y a través del boletín Somos Mundi, a algunas de las personas que han tenido una especial vinculación con medicusmundi en Navarra a lo largo de sus 50 años de historia, a través de conversaciones que hemos ido teniendo con ellas.

Y empezamos con Vicente Madoz Jáuregui, quien durante 40 años ha formado parte de la junta directiva de la asociación.

Vicente, psiquiatra, ha dedicado su vida a ayudar y acompañar a miles de personas, tanto en su entorno más cercano, como en lejanos países, a través de medicusmundi. Formó parte de la junta constituyente de la asociación en Navarra, en 1972, siendo nombrado entonces vicepresidente. Un año más tarde pasó a asumir la presidencia, que ya no dejó hasta el año 2012, cuando fue relevado por Ignacio Oficialdegui, tras 40 años en la junta directiva.

Un par de voluntarias de medicusmundi, Ana Urmeneta y Carmen Riudavets, han charlado ampliamente con él acerca de su paso por nuestra asociación. Resumimos a continuación lo que ellas han considerado más relevante de esa conversación.

Vicente tuvo ocasión de conocer de primera mano el trabajo que la asociación llevaba a cabo, en especial en Ruanda, país al que viajó en 1973 por primera vez acompañado de Miguel Ángel Argal, y al que regresó en varias ocasiones, viajes que de una forma u otra fueron marcando su vida. Ruanda supuso para él un descubrimiento y un aprendizaje tremendo, rompiendo sus fronteras geográficas y mentales. A pesar de la gran pobreza existente, le impresionó lo cordiales y risueños que eran los ruandeses. Descubrir sus valores de acogida y apoyo y entender que los humanos somos todos muy iguales pero muy marcados por nuestros orígenes, le hizo reflexionar y declararse “ciudadano del mundo”.

Como él mismo dice, “hay un ser humano, real e incontestable detrás de cada piel, de cada país, por encima del dinero, igual a mí mismo, a mis seres más queridos”. Vicente sintió una profunda vinculación de hermandad con los ruandeses.

Vicente es un hombre que cree, sobre todo, en la bondad del ser humano y en la solidaridad. Su vinculación con medicusmundi fue casual, pero pronto vio que encajaba con su filosofía de vida. En nuestra asociación, ha aprendido la limitación del ser humano y, al mismo tiempo, su potencialidad.

Desgraciadamente, no todo el mundo tiene las mismas oportunidades para salir adelante

Para Vicente, los puntos fuertes de medicusmundi son su universalidad y su dedicación a la salud. Su lema sería “curar para crecer”. Nos cuenta que esta asociación no sólo ha evolucionado a lo largo de estos 50 años de vida, sino que ha mejorado mucho, contando con más medios, más personal y más recursos. Recomendaría a todo el mundo asociarse o apoyar mediante voluntario, pues le parece una experiencia enriquecedora.

Y para terminar, Vicente pide a medicusmundi que sepa adaptarse a la realidad y trabajar siempre para lograr una mejor atención sanitaria a toda la población de cada país, en especial fortaleciendo la atención primaria y las acciones de prevención y promoción de la salud.

A lo largo de su vida, ha tenido numerosos reconocimientos pero hoy queremos destacar uno de los menos conocidos, posiblemente, el que le hizo la Fundación Napardi en 2017, entregándole su Galardón Humanitario por una vida dedicada a los demás.

VICENTE MADOZ JAÚREGUI
VICENTE MADOZ JAÚREGUI
VICENTE MADOZ JAÚREGUI