Txus Iribarren Corera

Txus Iribarren Corera

Txus Iribarren fue responsable de Comunicación en medicusmundi entre 2009 y 2014. Tomó el testigo de Javier Pagola, un maestro, según sus palabras, además de gran comunicador e informador comprometido. Coincidió su trabajo con la crisis económica y con una profunda reflexión estratégica del mundo de la Cooperación, en la cual esta Organización y sus oficinas de América y África tomaron una parte muy activa. Fue una época muy intensa.

Después volvió a Diario de Noticias como jefe de sección de Sociedad. Sin embargo, continuó manteniendo una fluida relación con medicusmundi y desde el periódico trató de poner en valor la importancia de la Cooperación como instrumento para cambiar la sociedad. A partir de 2019, es jefe de gabinete del departamento de Salud del Gobierno de Navarra.

Nunca me han dado miedo los cambios, si el viaje merece la pena.

Precisamente desde este puesto le ha tocado cogestionar la Comunicación y la política sanitaria en otra gran crisis global sin precedentes: la pandemia de COVID 19. Su experiencia en medicusmundi le ha servido no solo a nivel personal, también para encarar esta nueva situación, de gran complejidad, en la que se debe defender el derecho a la salud de todas las personas y apostar por la Atención Primaria, seña de identidad de medicusmundi. Ha tratado de mantener lazos con esta Organización porque considera importante tener una visión global/local del impacto de la pandemia. En ese sentido, propuso a Natalia Herce, responsable de Coordinación interna de medicusmundi NAM, para formar parte de la Comisión de Transición de Navarra hacia la nueva normalidad, órgano consultivo formado por personas expertas de distintos ámbitos, con el fin de asistir al departamento de Salud, al ser un campo muy controvertido y nada fácil de tratar.

Txus Iribarren Corera junto a Javier Pagola
Txus Iribarren charlando con Javier Pagola.

De medicusmundi destaca dos cuestiones: por un lado, lo que es el trabajo interno; por otro, las experiencias a nivel de cooperación internacional. A nivel interno le tocó vivir una época complicada, pues la crisis económica sacudió fuerte a la Cooperación y, en concreto, a medicusmundi -una ONG que había sido financieramente potente-. En esta nueva coyuntura se debió realizar un difícil ejercicio de reflexión y priorización, lo que supuso prescindir de algunos compañeros y compañeras, reducir proyectos y oficinas. Fueron momentos duros. Al mismo tiempo, a nivel de Comunicación se debió tratar el tema de la Cooperación dentro de un estado anímico social complejo de gestionar.

No era fácil hacer comprender a la ciudadanía y a sus representantes que las causas de la desigualdad son estructurales y no conocen fronteras, que lo que hacemos aquí influye allá.

Txus Iribarren hablando en rueda de prensa en la sede medicusmundi de Navarra, junto a Miguel Ángel Argal y Alfredo Amilibia.
Txus Iribarren hablando en rueda de prensa en la sede medicusmundi de Navarra, junto a Miguel Ángel Argal y Alfredo Amilibia.

Txus vivió una etapa retadora, que coincidió también con el boom de las redes sociales. Fue entonces cuando medicusmundi debió realizar una rápida transición: pasar de la comunicación tradicional a la digital, tema nada fácil de abordar en una ONG de revista y carta en papel, con muchos años a sus espaldas. Recuerda que en 2012 se celebró el 40 aniversario en Navarra y el 50 en España.

No se debía caer en la fascinación de lo inmediato, pero tampoco se podía despreciar la potencialidad de Internet de cara a construir una sociedad informada y activa.

Equipo de comunicación de medicusmundi Navarra liderado por Txus Iribarren Corera.
Comisión de comunicación de medicusmundi coordinada por Txus (en el centro).

De puertas adentro, señala la importancia del trabajo en equipo, de procesos integrales en el que todas las partes tienen algo que aportar para mejorar el resultado. medicusmundi tenía y tiene un pedazo de equipo humano y profesional con mucha solidaridad horizontal y buenos jefes, algo que no siempre es fácil de encontrar, nos dice. Aparte de esto, aprendió a planificar y evaluar, aspectos que en la inmediatez de un periódico, mundo laboral del que venía, no suelen ser habituales.

Txus Iribarren en su viaje a Perú en 2010.
Txus Iribarren en su viaje a Perú en 2010.

En cuanto a experiencias vitales y profesionales, considera que cada viaje a proyectos del Sur supuso un vuelco en su trayectoria personal. Perú, Bolivia, Guatemala… Sus gentes. Sus sonidos. Sus paisajes. Los compañeros y compañeras de allá…

Sin embargo, se quedó con la espina clavada de no haber podido estar en África, pero gracias a personas como Martina o Zioko, entre otros, cree que tocó una parte de ese continente. Todo ello le ha supuesto una gran riqueza humana.

Nunca podré devolver a medicusmundi lo que me ha dado.

Txus ha seguido manteniendo lazos con diferentes personas de la Organización, incluso ha podido relacionarse con ellas en el marco del consejo de Cooperación de cara al nuevo Plan director. A pesar de que su agenda no le ha permitido dedicarle todo el tiempo que le hubiera gustado, medicusmundi siempre ha estado ahí.

Txus Iribarren posa junto al equipo medicusmundi en Guatemala.
Txus (primero por la derecha en la fila superior) posa en Guatemala junto al equipo latinoamericano de medicusmundi.

Respecto a un futuro, le gustaría que medicusmundi nunca perdiera su esencia y su razón de ser. A pesar de no haber podido seguir los cambios realizados en su organización interna, cree que el mero hecho de reinventarse en un mundo tan complicado como el actual tiene mucho mérito. Sin embargo, echa de menos una mayor presencia en la agenda pública y comunicativa, aunque sabe que no es fácil.

Ahí estaré para echar una mano, si hiciera falta.

Txus Iribarren posa junto a un grupo de niños en su viaje de 2010 a Perú.
Txus Iribarren posa junto a un grupo de niños en su viaje de 2010 a Perú.