Martine Castaing Britis-Betbeder

Martine Castaing Britis-Betbeder

Martine es enfermera de formación y técnica de proyectos de cooperación de profesión, y ha sido siempre la mujer “exótica” de la oficina mundi. En aquellos lejanos años en lo que empezó a trabajar en nuestra asociación, en 1995, incorporar a una francesa, de un pequeño pueblo pegadito a los Pirineos, en el equipo de medicusmundi en Navarra, sorprendió a mucha gente. Pero ella se hizo querer, con su marcado acento francés que le sigue acompañando y, sobre todo, por su amor a los villancicos que llevaban muchas erres.

Antes de llegar a Burlada, trabajó durante siete años como enfermera en psiquiatría en Pau, Francia. Desde allí, cruzó el charco a lo grande y se fue como cooperante durante dos años a un programa de atención primaria de salud en un departamento del norte de Guatemala (Ixcán), entre los años 1987 y 1989, con Médecins du Monde.

De allí se vino directamente a Pamplona dónde, después de diferentes experiencias laborales, se enteró de que en medicusmundi buscaban a alguien que hablara bien francés para incorporarse como técnica de proyectos de cooperación, y su experiencia en salud y en Guatemala, su dominio del francés y su “savoir faire” hicieron que fuera fichada y permaneció formando parte del equipo técnico hasta mediados de 2019, cuando le llegó la hora de descansar y disfrutar de su jubilación.

Han sido 24 años de trabajo incansable, viviendo en primera línea la evolución de la cooperación y de la propia asociación. Y los que le quedan, porque le hemos fichado como voluntaria y cuando su faceta de abuela y estudiante de euskera se lo permiten, nos sigue apoyando.

Nos cuenta Martine que no es lo mismo trabajar en una oficina en el propio país, que hacerlo en terreno en el extranjero. Para ella fue un proceso de aprendizaje muy intenso, ya que tuvo que conocer a fondo los principios y valores de su nueva organización y conocer los diferentes países, entidades, personas con las que tenía relación la organización y proyectos que desarrollaba.

Martine posa (en el centro al fondo) junto al equipo de Guatemala en 2010.
Martine posa (en el centro al fondo) junto al equipo medicusmundi de Guatemala en 2010.

En todo este proceso estuvo acompañada por un equipo profesional, motivado y comprometido que le facilitó su incorporación y su crecimiento dentro de la organización. Y también le acompañaron muchas personas voluntarias. En opinión de Martine:

La apuesta de la organización por el voluntariado y su incorporación y relevancia cada vez mayor en la asociación, es digno de destacar.

Su larga “historia de vida mundi” (laboral y personal) le ha llevado a conocer y compartir intensas y relevantes experiencias con personas de Guatemala, Nicaragua, RD Congo, Rwanda, Marruecos, Mali, Uganda, Navarra… Personas con experiencia, formación, madurez, sentido de la responsabilidad, sociabilidad, compromiso. Más allá del trabajo, le ha unido y le sigue uniendo una relación de amistad profunda con esas personas. Muchas horas de trabajo compartidas, muchas ilusiones, alegrías y penas, siempre con el objetivo de mejorar la salud de las personas.

Martine en el Hospital de Nemba (Rwanda, 2015), junto a Pierre Kayinamura coordinador de MM en el país y el director del staff del Hospital.
Martine en el Hospital de Nemba (Rwanda, 2015) junto a Pierre Kayinamura, coordinador de MM en el país, y el director de staff del hospital.

Su paso por medicusmundi ha estado marcado por un aprendizaje constante: gestión técnica y económica de proyectos, perspectiva de género, uso de nuevas tecnologías, evolución de los conceptos y el enfoque de la cooperación… Y en especial, por haber vivido varios procesos de reflexión estratégica. Resalta que a nuestra asociación siempre le ha gustado, o mejor dicho, le ha encantado “reflexionar” y realizar un cuestionamiento continuo del trabajo realizado. Al poco de llegar ella, entre 1998 y 1999, se llevó a cabo una reflexión sobre el modelo de cooperación y la calidad de nuestra cooperación que implicó una priorización de los países con los que se cooperaba (disminuyendo el número de países), la elaboración de estrategias para esos países para aumentar la eficacia y la calidad del trabajo, identificación de proyectos con enfoques integrales, responsables de países locales y no expatriados y empoderamiento de las organizaciones socias locales.

Destaca también el proceso de cambio organizacional pro-equidad de género que se llevó a cabo durante casi cuatro años (2002-2005) en la organización, incluyendo un primer diagnóstico realizado desde esa perspectiva. En un principio, la perspectiva de género se integró poco a poco en los proyectos sin integrarse en el funcionamiento organizacional, pero el interés y sensibilidad del equipo técnico y la apuesta institucional de medicusmundi facilitaron una mirada de la cultura organizacional con otras gafas. Fue una experiencia muy enriquecedora compartida con personal contratado de la oficina, personas voluntarias y personas de la Junta directiva y que nos “removió” tanto a nivel personal como profesional.

Por último Martine destaca el proceso de reflexión estratégica que se llevó a cabo en los años 2008-2009 que culminó en un encuentro presencial de tres días con presencia de nuestros delegados en Latinoamérica y en RD Congo.

Martine en Mali, 2010
Martine en Mali en 2010.

medicusmundi ha sabido aprender del pasado y del presente para recuperar, revisar e innovar a partir de la evidencia y de la experiencia. Considera que eso es un valor añadido de la organización que tiene que perdurar. Martine nos cuenta que los viajes que ha realizado anualmente (o a veces dos un mismo año) a diferentes países han significado mucho para ella. Le permitían reconectar con la realidad de la vida de las personas, representaban un baño de realidad imprescindible para seguir trabajando el resto del año desde la oficina, actualizarse con la situación política, económica, social, sanitaria de los países y de las regiones dónde se desarrollaban los proyectos. Suponía “verse las caras” con las personas beneficiarias de los proyectos, con los equipos de las delegaciones, con las instituciones sanitarias, compartir el día a día… Y poder comprobar in situ las mejoras que los proyectos aportaban a las condiciones de vida de las personas, conocer los problemas de primera mano, abordarlos en sinergia y poner el foco en la horizontalidad como elemento esencial de intercambio de experiencias y de aprendizaje.

Una de las sesiones del Proceso de Genero (2004)
Una de las sesiones del proceso reflexivo entorno al género en la sede de medicusmundi en Navarra en 2004.

Para terminar, hablando de deseos de futuro con ella, nos dice que le gustaría que medicusmundi mantenga su compromiso por el derecho a la salud y la igualdad de género. Que siga el camino de la reflexión continua con el fin de mejorar la calidad del trabajo, pero también con el fin de adaptarse a los contextos cambiantes, a un mundo cada vez más complejo, así como a los nuevos desafíos de la cooperación. Nos anima a seguir creando redes de trabajo entre entidades de diversos países y en nuestra sociedad, compartiendo y construyendo juntas oportunidades de futuro.

Sobre todo, nos anima a mantener la apuesta estratégica por el fortalecimiento de los Sistemas Públicos de Salud de los diferentes países y la incorporación de los determinantes sociales de la salud en los proyectos, porque esta mirada a los determinantes sociales y económicos es una cuestión de justicia social. Por ello, nos pide mantener la línea de trabajo de transformación social, explicando las causas de la desigualdad y de la pobreza, ofreciendo alternativas reales y generando una ciudadanía crítica y activa.

Martine en Uganda (2006) con gente de Nacwola y con Pilar de la Ossa, enfermera cooperante en ese país
Martine posa con personas de Nacwola y con Pilar de la Ossa, enfermera cooperante, en Uganda en 2006.