Alicia Martinicorena Mutiloa

Alicia Martinicorena Mutiloa

Alicia es una mujer vital, comprometida socialmente desde muy joven. Trabajó como profesora de historia y francés en el colegio Ursulinas, ahora Liceo Monjardín, dejando huella por sus curiosas expresiones usadas a diario, lo que hizo que sea una profesora especialmente recordada por sus alumnas.

Compatibilizó su vida laboral con un fuerte compromiso social, que incluyó 4 años en Ruanda, donde ejerció también como profesora en los años 70 del siglo pasado. Tras su merecida jubilación laboral, ha seguido comprometida con causas varias, destacando su voluntariado en Manos Unidas y en medicusmundi , y su participación en la comisión de Educación para el Desarrollo de la Coordinadora de ONGD de Navarra.

Como ella dice, forma parte de la prehistoria de nuestra asociación. En 1971, ella estaba en el noroeste de Ruanda, en Rwaza, una misión a unos 30 km del actual Hospital de Nemba, con su marido, Ramón Arozarena, también profesor, trabajando ambos en la primera Escuela de Magisterio femenina del país, cuando apareció de visita Miguel Ángel Argal, fundador de medicusmundi en Navarra.

Alicia Martinicorena Mutiloa en Ruanda

Miguel Angel contactó con un grupo de sacerdotes navarros que regentaban tres parroquias/misiones en esa zona y pensaron que, en una de ellas, Nemba, se construyera un hospital, ante la falta de centros sanitarios en toda esa zona. A su vuelta a España Miguel Ángel inició los contactos con médicos y con otras instancias para crear medicusmundi Navarra ya en 1972, con la misión de apoyar la puesta en marcha del Hospital de Nemba.

Mientras, Alicia y Ramón, vieron con gran ilusión la puesta en marcha de los primeros hornos de ladrillos, el sitio donde ubicar el hospital, el manantial de agua que abastecería al mismo… Y allí en Ruanda nació su primer hijo. Los tres volvieron a España en 1973 y, desde entonces, han seguido la evolución del hospital en los cuatro o cinco viajes que han hecho.

Un ejemplo de su fuerte compromiso social y en especial con la zona de los Grandes lagos es el hecho de que, en 2006 y 2011, los dos viajaron a la RD Congo como observadores de las elecciones.

Alicia Martinicorena Mutiloa en Ruanda
Alicia Martinicorena Mutiloa en Ruanda
Alicia Martinicorena Mutiloa

Desde hace varios años es voluntaria de medicusmundi , implicándose en acciones de lo más variadas, vinculadas con nuestra sede en Burlada: atender la puerta y el teléfono en la sede, traducir algún documento, acompañar exposiciones, encuadernar documentos, o “vender” en la tienda navideña (ya extinta). Hago “lo que me mandan” nos cuenta.

Para Alicia, la relación con medicusmundi más que suya, ha sido familiar. Su marido, Ramón, ha participado en las sesiones de formación preparatorias a los viajes a Ruanda los años pasados, ha traducido documentos y/o enviado artículos sobre los Grandes Lagos que difundimos internamente. Su hija Amaia, trabajó unos años en educación para el desarrollo. Y su hermana, Maite, también es voluntaria.

Alicia ha tenido oportunidad de conocer in situ el trabajo de medicusmundi en RD Congo y en Ruanda. Charlando con ella, destaca el paso dado en Ruanda de ocuparse únicamente del hospital de Nemba a, sin abandonar el apoyo técnico al mismo, centrarse más en fortalecer la atención primaria en el distrito de Gakenke, mejorando la calidad del sistema sanitario público y las condiciones de vida de su población. Cree que esta forma de actuar es más acorde con los fines de medicusmundi y es la línea seguida en otros países africanos y en Latinoamérica.

Otro hecho importante que destaca es el trabajo con jóvenes en Educación no Formal, un campo en el que trabajan pocas ONGD en Navarra y que es de vital importancia para crear una ciudadanía crítica y comprometida, y la implicación de medicusmundi en la Coordinadora de ONGD de Navarra, tanto en la Junta directiva como en varias comisiones.

Alicia Martinicorena Mutiloa en África
Alicia Martinicorena Mutiloa en África
Alicia Martinicorena Mutiloa participando en la Coordinadora de ONGD de Navarra

Y, por último, nos cuenta que la unión con medicusmundi Aragón y medicusmundi Madrid es otro hecho relevante que ha cambiado y complicado mucho la vida de medicusmundi Navarra, en especial a todo el equipo técnico, del que destaca su buen hacer profesional y su compromiso para mejorar la salud de la población más vulnerable (algo que no entra dentro del convenio ni del salario).

De cara al futuro, Alicia pide a medicusmundi que siga trabajando para mejorar la salud y la vida de la población más empobrecida, asegurando el acceso a sistemas públicos de salud. Que cuide económica y humanamente a las personas contratadas para que sigan sin perder ilusión y entusiasmo por su trabajo. Que además de trabajar en las diferentes redes, como lo hace, mantenga firmemente la Educación para el Desarrollo y todo lo que promueve la transformación social, no perdiendo nunca la “visión Sur” que es lo que nos distingue como ONG para el Desarrollo. Y que se anime a implicarse más en la denuncia de las injusticias que aquí y en el sur entorpecen la consecución de los fines de medicusmundi.