Parece mentira, pero solo hizo falta una primera y única petición de ayuda, tan solo una, para poner en marcha medicusmundi en Navarra. Claro que esa petición no la hizo cualquiera, sino Miguel Ángel Argal, un visionario con una extraordinaria empatía con quienes más sufren y una persona con el empeño suficiente como para hacer realidad su visión: ayudar a mejorar la salud de las personas, empezando por la puesta en marcha de un hospital en Ruanda, concretamente en una zona rural, en Nemba, que por aquel entonces carecía de servicios sanitarios.

Por este motivo, queremos reconocer aquí el gran trabajo de Miguel Ángel, que creó nuestra asociación hace 50 años y supo rodearse de personas que han sido claves para el buen funcionamiento de medicusmundi Navarra:

¡Murakoze cyane, patri Miguel Ángel!

También damos las gracias a quienes respondieron a esa solicitud de ayuda, ya que fueron esenciales para conseguir fondos destinados a la construcción del hospital de Nemba, crear la asociación y conformar su primera junta directiva con Julio Morán a la cabeza. Un año después fue Vicente Madoz quien ocupó la presidencia y permaneció 40 años al frente de la misma, convirtiéndose así en una figura fundamental, liderando con compromiso, mucha dedicación y una excepcional visión de futuro.

INTEGRANTES DE LA PRIMERA JUNTA EN LA INAUGURACIÓN DE LA SEDE MEDICUS MUNDI EN LA CALLE PAULINO CABALLERO, 1975 Miguel Angel Argal (2º izda), Vicente Madoz (3º izda), Ignacio Basterrechea (4º izda), José Ramón Vidán (en el centro a la derecha, con traje beige), Tere Aznarez (a la derecha junto a José Ramón, con falda roja), Manolo Cebeiro (a la derecha junto a Teresa, con los brazos cruzados) y José Estebanez (1º derecha, de blanco).
Integrantes de la primera Junta directiva, en 1975 en el acto de inauguración de la sede medicusmundi de la c/ Paulino Caballero

Aquellas personas precursoras fueron dando paso a otras y en 2012 Ignacio Oficialdegui se puso al frente de la asociación hasta 2015, año en que, tras la fusión de medicusmundi Navarra con las asociaciones de Aragón y Madrid, fue sustituido por Dori Iriarte, quien ha ejercido la presidencia hasta estos momentos.
En total, en estos 50 años han formado parte de la junta 49 personas (35 hombres y 14 mujeres).

¿Y qué decir de las 126 personas que a lo largo de estos 50 años han formado parte en algún momento de nuestro increíble equipo técnico? Pues que son extraordinarias: podían haber optado a mejores salarios en otros trabajos debido a su perfil profesional y, sin embargo, decidieron quedarse en medicusmundi Navarra y dar un enfoque social a su vida laboral. En total han sido 71 mujeres y 55 hombres (43 mujeres han trabajado en nuestra sede de Navarra y 28 como cooperantes en otros países; en cuanto a los hombres, 26 trabajaron en Navarra y 29 como cooperantes).

familia medicusmundi

En este espacio dedicado a los agradecimientos incluimos también a los 12 jóvenes que eligieron medicusmundi Navarra para cumplir con la prestación social sustitutoria del servicio militar a principios de los años 90 del siglo pasado. ¡Cuánto nos aportaron!

Pero a pesar del enorme trabajo de todas las personas, una organización como la nuestra requiere muchísimos recursos para llevar a cabo los proyectos tanto de salud como de transformación social: financiación, infraestructuras, material, asesoría, voluntariado, etc. Afortunadamente, en todo esto hemos tenido mucha suerte; suerte de contar con la ayuda inestimable de miles de personas y de cientos de entidades públicas y privadas en Navarra. Sin su apoyo jamás hubiera sido posible mejorar las condiciones de vida y la atención sanitaria de más de 17 millones de personas en 38 países.

Así que, como no podía ser de otra manera, vamos a extender nuestro agradecimiento a todas ellas por su confianza a lo largo de estos maravillosos 50 años.

Gracias de corazón a:
  • Las más de 750 personas voluntarias (70% mujeres) que nos han regalado su conocimiento, su tiempo, su paciencia, sus contactos y hasta sus infraestructuras y material para poder llevar a cabo las acciones que hemos realizado en estas cinco décadas. El trabajo de este increíble voluntariado ha sido imprescindible y algunas de las actividades no hubieran podido hacerse sin ellas. Les debemos, por ejemplo, la apertura de nuestra tienda solidaria navideña durante 27 años; la venta de lotería en farmacias cada Navidad; el funcionamiento de los Grupos de Acción Social (GAS) de jóvenes; o los espectáculos de marionetas Mundinovi. Confiamos seguir contando con muchas personas voluntarias, ya que son uno de los pilares de nuestra asociación.
  • Las cerca de 1900 personas y empresas socias de Navarra que han adquirido un compromiso económico estable; sus cuotas periódicas nos han permitido planificar acciones y acceder a financiación pública. ¡Qué haríamos sin ellas! Por supuesto, también se merecen nuestro agradecimiento las que puntualmente hacen donaciones, porque grano a grano se hace granero. Y una mención especial y emocionada a las 21 personas que han mostrado una enorme generosidad al incluirnos en sus legados. De hecho, algunos de estos legados solidarios han sido tan relevantes que nos han permitido mantener numerosas actividades pese a los recortes económicos vividos en la última década.
  • Las 133 organizaciones locales (sociales, religiosas, políticas, etc.) de los 38 países donde hemos estado estos 50 años. Se implicaron de una manera ejemplar en cada uno de los proyectos que hemos llevado a cabo y ha sido un placer trabajar con gente que lo da todo para ayudar a mejorar las condiciones de vida y fortalecer los sistemas públicos de salud de sus respectivas zonas.
  • Los equipos técnicos y los cargos políticos de las instituciones públicas navarras (Gobierno, Parlamento, 38 ayuntamientos , dos concejos y la Federación Navarra de Municipios y Concejos). Les podemos asegurar que hemos gestionado con eficiencia y transparencia los fondos públicos que nos han otorgado en estos años. La apuesta que han hecho por la cooperación al desarrollo y por nuestro trabajo es inestimable. Queremos rememorar especialmente la línea de financiación específica que el Gobierno de Navarra incluyó en sus presupuestos desde 1989 hasta 2012. Gracias a ella, pudimos desarrollar relevantes acciones y lograr importantes resultados.
  • Los patronatos de fundaciones, unas más grandes y otras más pequeñas, pero todas con voluntad de ayudar. Destacamos a la Fundación Benéfica Napardi —a la que nos acercó Miguel Ángel Argal— porque realizó la primera aportación para el servicio nutricional del hospital de Nemba en 1996. Desde entonces, esta fundación ya ha destinado casi 300 000 euros a dicho servicio. También deseamos mencionar a la Fundación Felipe Rinaldi por cofinanciar muchos proyectos en diferentes países y acciones de sensibilización en Navarra. No nos olvidamos de la Fundación Hermanos Sarasibar, que desde 2005 sufraga todos los años campañas de concienciación y transformación social en nuestro entorno. Queremos nombrar además a otras fundaciones que se han unido a nuestra asociación y han contribuido con importantes recursos: Echebano, Iraizoz, Orbaiceta y Ciganda Ferrer.
  • Las empresas que han confiado en nuestra misión dándonos fondos y, de forma puntual, asesoría técnica. Entre ellas destacamos a Grupompleo, que desde 2017 realiza significativas aportaciones para que podamos seguir con nuestros proyectos de salud, y a los laboratorios CINFA, que durante varios años financiaron el viaje y la estancia de dos semanas de parte de su personal en Ruanda para asesorar en la mejora del funcionamiento de algunos servicios del hospital de Nemba. También han estado a nuestro lado 180 farmacias, que cada año nos ayudan vendiendo lotería, muchos comercios de Pamplona que nos dejaron su espacio para vender nuestra caja solidaria de experiencias Mundibox y empresas que ofrecen actividades para la misma, así como otras empresas que colaboraron en nuestra iniciativa de fruta solidaria.
  • Los centros de salud, centros cívicos, casas de cultura, escuelas infantiles y otras entidades de carácter social que nos han permitido colocar en sus sedes exposiciones sobre la relación entre los derechos humanos y la salud, la falta de equidad en la atención sanitaria o la alimentación saludable.
  • Los centros educativos que han utilizado materiales diseñados por nuestra asociación para educar en valores y dar a conocer otras realidades, como el Cine para la ESO, el Bus del Milenio, el libro Vivimos en Bolivia o las marionetas Mundinovi. Así como a los institutos de secundaria que nos han abierto sus puertas para dar a conocer nuestros Grupos de Acción Social (GAS).
  • Las bibliotecas que han acogido nuestros espectáculos de marionetas para educar en valores y que además nos han facilitado la organización de clubs de lectura relacionada con África.
  • Las escuelas de música, institutos y aulas de canto que han participado en distintos actos de medicusmundi en Navarra y han destinado beneficios de algunas de sus actuaciones a nuestra asociación. En especial, a la directora del Aula de Canto del Conservatorio Superior de Música de Navarra, Carmen Arbizu, que durante varios años ha organizado una gala lírica a beneficio de medicusmundi.
  • Las muchas asociaciones juveniles y escuelas de formación de tiempo libre que nos han abierto las puertas y nos han permitido hacer llegar a miles de jóvenes nuestra apuesta por la creación de una ciudadanía global transformadora.
  • Los clubs deportivos como Osasuna, Basket Navarra, Helvetia, Anaitasuna o Hiru Herri, entre otros, por ayudarnos a divulgar nuestra labor y también por organizar eventos para ayudarnos a recaudar fondos y darnos a conocer.
  • Los medios de comunicación de Navarra que han realizado un servicio de divulgación imprescindible para alcanzar nuestro propósito en la mejora de la salud y para que la ciudadanía sepa a qué nos dedicamos, cuáles son nuestros logros y cómo puede ayudarnos.
  • Las organizaciones, redes y consorcios en las que hemos participado durante estos 50 años. Sin duda, han demostrado que la unión hace la fuerza que nos lleva más lejos, aunque el proceso sea más lento. En especial, gracias a la Coordinadora de ONGD de Navarra, en la que estamos desde su creación, en 1998; a la Plataforma de Entidades Sociales-Pobreza Cero, en la que también nos hemos implicado desde sus inicios, en especial en el grupo Pobreza Cero de Burlada; y a la Red de Economía Alternativa y Solidaria (REAS) que nos ha ayudado con nuestro trabajo en la defensa de un modelo económico más justo y centrado en las personas.

Queremos terminar este bloque de agradecimientos citando a nuestra gran familia mundi, el conjunto de las asociaciones que forman parte de la Federación de Asociaciones de Medicus Mundi España (FAMME). Muchas gracias a todas las personas que la conforman, tanto a sus equipos técnicos como a sus juntas directivas, por el trabajo realizado conjuntamente, los aprendizajes y los recursos compartidos. En especial, nuestro agradecimiento al equipo técnico de la FAMME: Félix Fuentenebro, Patricia Fernández, Teresa Rosario y Carlos Mediano.

Y, cómo no, nuestro más especial y profundo agradecimiento a las personas vinculadas con medicusmundi de Madrid y Aragón, en especial, a quienes formaban sus juntas directivas antes de la fusión con nuestra asociación, por su apuesta por la creación de medicusmundi NAM y por el camino que hemos recorrido de la mano desde el año 2015. Sin ellas, nuestro presente y nuestro futuro en Navarra habría sido muy distinto.

Puedes encontrar toda la información y contenido especial del 50 aniversario AQUÍ.