Del 26 de agosto al 6 de septiembre, cerramos nuestro verano recorriendo Bolivia. Fueron nuestras compañeras Idoia García y Natalia Suárez las encargadas de cruzar el Atlántico para visitar nuestro trabajo en Bolivia, y lo hicieron de la mano del equipo medicusmundi en el país sudamericano.

Equipo medicusmundi en Chuquisaca (Bolivia)
Idoia y Natalia posan junto al equipo medicusmundi en Chuquisaca y al coordinador del país, Javier Román.

Su recorrido comenzó por el Chaco Chuquisaqueño donde, desde 2020, desarrollamos un proyecto para la consolidación y extensión del modelo de salud familiar comunitario intercultural en cinco municipios del Chuquisaca. Una iniciativa que cuenta con la financiación del Gobierno de Navarra.

Junto a la Alcaldía y a las personas comuneras, visitaron Villa Vaca. Este es un municipio en el que pudieron ver de cerca las mejoras conseguidas en los puestos de salud que dan atención primaria a la población boliviana. Además, tuvieron la oportunidad de participar en la entrega de equipamiento y la inauguración de nuevos espacios de salud. En sus palabras:

Vimos el buen trabajo que se está haciendo y el respeto y cariño que tienen a medicusmundi y a nuestro equipo allí.

Entrega da material a un centro de salud en el Chaco Chuquisaqueño.
Entrega da material a un centro de salud en el Chaco Chuquisaqueño.

Al día siguiente, fueron a Monteagudo donde tuvieron ocasión de visitar el hospital de referencia para los cinco municipios. Un espacio de atención sanitaria de segundo nivel con bastantes necesidades al que también hemos apoyado. Concretamente, sumamos esfuerzos para la reparación de las numerosas filtraciones de agua que sufre. Idoia y Natalia cerraron su visita allí con diversas reuniones con personal y responsables de salud. En sus propias palabras:

Nos costó mucho esta visita, porque para ser un hospital de referencia está muy mal. Vimos que tenía bastantes necesidades y, lógicamente, nos hacían muchas solicitudes de apoyo. Nos fuimos de allí con mucha impotencia de no poder avanzar más.

Javier Román, coordinador de medicusmundi en Bolivia, charla con personal del centro de salud.
Javier Román, coordinador de medicusmundi en Bolivia, charla con personal del centro de salud.

Machareti, al este del departamento de Chuquisaca, fue su siguiente parada. Este es otro de los municipios de la zona al que damos apoyo. Allí, visitaron un puesto de salud que trata de implementar con éxito el modelo de salud familiar comunitario intercultural, el cual sabemos es el mejor para que la población reciba la atención sanitaria que necesita. Según el testimonio de nuestras compañeras:

Nos encontramos con un personal de salud súper agradable y competente. Estamos muy contentas de que los indicadores de logro del proyecto se están alcanzando.

En general, se trata de un área donde hay muchísimas necesidades de salud. El equipo medicusmundi de allí trabaja mucho y muy bien, haciendo todo lo que puede por mejorar la situación.

Tras esto, nuestras compañeras iniciaron la segunda parte de su viaje. Desde el aeropuerto de Santa Cruz, volaron a Oruro para llegar hasta Caripuyo, la otra zona del país donde trabajamos. En este caso, colaboramos con proyectos de desarrollo económico local. El primero de ellos está centrado en el fomento de la alimentación saludable mediante el apoyo a productores locales de la apicultura, cría de alevines, producción de cereales, cría de camélidos y artesanas. Gente muy acogedora, emprendedora y trabajadora que hace que el proyecto sea un éxito. Una iniciativa que cuenta con la financiación del Ayuntamiento de Teruel y la Diputación de Zaragoza. En palabras de Natalia:

Mirando el terreno de la zona nosotras nos preguntábamos de dónde podía sacar la gente el alimento allí. Pero ellas y ellos lo consiguen. Sus ganas y voluntad de emprendimiento son admirables.

Escolástico, dirigente de la asociación de producción de alevines en Caripuyo.
Escolástico, dirigente de la asociación de producción de alevines en Caripuyo.

En esta zona del norte de Potosí, pudieron conocer también los avances del proyecto que desarrollamos con financiación del Ayuntamiento de Pamplona para la producción de kallpawawa. Un complemento alimenticio para bebés de 0 a 24 meses que combate de forma efectiva la desnutrición infantil. En palabras de Idoia:

El proyecto, que finaliza en tres meses, verdaderamente ha sido un éxito. Se ha mejorado mucho la producción de la kallpawawa y se ha disminuido la desnutrición crónica prácticamente a cero. ¡La gente ha respondido súper bien! Hemos conseguido mejorar la producción local de arveja, trigo y maíz. La verdad es que ha sido un buen proyecto.

Antes de regresar a casa, Idoia y Natalia se reunieron en el departamento de La Paz con representantes y autoridades del municipio de Moco Moco, donde desarrollamos un proyecto para la mitigación de los efectos de la COVID-19 también financiado por el Gobierno de Navarra.

Recibimiento al equipo medicusmundi en Chuquisaca