El pasado miércoles 13 de octubre, en la Casa de Cultura de Burlada, nuestros compañeros Carlos Mediano, médico aragonés, presidente de medicusmundi Internacional y responsable de estudios e investigación de la FAMME, y Amadou Mbaye coordinador de medicusmundi NAM en Senegal compartieron con una veintena de personas de Burlada, informaciones, reflexiones y preocupaciones acerca de cómo se está gestionando la vacunación contra la COVID-19 en el mundo y las inequidades tan profundas que se están dando.

La Salud no es solo Sanidad

Carlos Mediano explicó que la vacunación de la COVID-19 está suponiendo un cambio drástico en la evolución de la pandemia aunque aún no está controlada del todo, en gran medida porque las vacunas no han llegado a todas partes de igual manera.

Para entender qué ha pasado con la gestión de esta pandemia, hay que entender el contexto económico, sanitario, social y político en el que se produjo, el cual explica en gran medida los problemas que se han tenido, tanto en la extensión de la pandemia, como en las dificultades de tener soluciones globales en un corto plazo.

El actual modelo económico afecta gravemente a la salud de la población mundial

Los grandes problemas para conseguir una vacunación mundial en un breve espacio de tiempo se pueden resumir en cinco:

  1. no se ha promovido la alianza entre las instituciones que crean las vacunas, a pesar de tener herramientas para mejorar la producción global de estas vacunas de forma conjunta (actualmente hay 321 vacunas en fase de investigación);
  2. esas herramientas que facilitarían la producción a escala mundial no se han utilizado;
  3. ha habido un acaparamiento de vacunas por parte de los países más enriquecidos (Europa compró 1.300 millones de dosis para una población total de 450 millones);
  4. muchos países tienen unos sistemas de salud débiles, a lo que se añade los problemas logísticos para alcanzar las zonas rurales;
  5. y por último, la población no ha participado realmente de las soluciones y les llega mucha información contradictoria que ha generado desconfianza y miedo en muchas personas, lo que ha hecho que renieguen de la vacuna.

Pensando en el futuro, hay que esperar que esta tragedia sirva para que no sigamos haciendo lo mismo que antes, reforcemos los sistemas sanitarios públicos, vayamos hacia una economía mucho más sostenible y antepongamos el derecho a la salud a otros intereses comerciales o políticos. La “nueva normalidad” debe ser realmente nueva.

Inequidades en el acceso a la vacuna

Amadou Mbaye explicó cómo en su país, Senegal, con 17 millones de habitantes, únicamente 1’2 millones han recibido al menos una dosis de la vacuna. Pero muchas de esas personas no saben cuándo podrán recibir su segunda dosis. Mientras, en Europa se están poniendo ya terceras dosis.

A través de la iniciativa COVAX, existente para facilitar el acceso a las vacunas a todos los países, se han repartido 281 millones de vacunas en todo el mundo. Cuando la previsión era de llegar mínimo a 2.000 millones para finales de 2021.

En Senegal, la pandemia no ha afectado a tantas personas como en España

Desde marzo de 2020, se han confirmado casi 74.000 casos y ha habido 1.969 personas fallecidas (hasta el 13 de octubre de 2021). Pero los efectos de las medidas que se han ido tomando (confinamientos, toques de queda…), siguiendo el ejemplo de Europa aunque la situación distaba mucho de ser comparable, ha provocado que cientos de miles de personas que vivían sobre todo de la economía informal, hayan sufrido importantes pérdidas económicas y haya empeorado gravemente su situación socio-económica.

Además, el sistema sanitario senegalés es muy débil, con muy pocos medios para tratar casos graves de COVID-19. Y los pocos recursos existentes, especialmente en materia de prevención de enfermedades y promoción de la salud, se han ido derivando a la COVID-19, dejando de lado otro tipo de enfermedades infecciosas y no transmisibles, de especial relevancia en el país, como son la diabetes y la hipertensión.

El proyecto que medicusmundi NAM apoya en Senegal desde 2020, con fondos del Ayuntamiento de Burlada, tiene justamente como objetivo reforzar el sistema público de salud a través de la mejora de infraestructuras y equipamientos, y mejorar la salud de la población a través de actividades especialmente de prevención y promoción de la salud.

Las y los Agentes de Salud Comunitaria son piezas claves para acceder a la población que vive en zonas rurales o urbano marginales. medicusmundi está trabajando para que la formación del personal sanitario sobre la pandemia y la sensibilización de la población se realice de forma que les llegue una información creíble, veraz y comprensible, que sirva para comprender mejor la importancia  de la vacunación.

Puedes ver aquí la sesión completa y aquí puedes acceder a la presentación utilizada por Carlos.