El Salvador enfrenta la pandemia por la COVID-19 en un contexto de pobreza y desigualdad, altos índices de violencia y un Sistema Público de Salud debilitado. Esto expone a la mayoría de la población a la vulneración de sus derechos humanos, especialmente en materia de salud.

Concretamente, que se priorizara la atención de instituciones gubernamentales para casos de COVID, originó un debilitamiento e incluso cierre temporal de los servicios especializados en atención a víctimas de violencia.

Por ello, medicusmundi NAM junto a nuestro socio en el país centroamericano, la Asociación de Promotores Comunales Salvadoreños (APROCSAL), estamos fortaleciendo desde el mes de abril los servicios públicos de salud para la atención a víctimas de violencia. Lo hacemos a través de un proyecto de 15 meses en el municipio salvadoreño de Mejicanos, que está financiado por el Gobierno de Aragón con aportes locales de APROCSAL y la Alcaldía Municipal de Mejicanos.

Fortaleciendo los servicios públicos de salud para la atención a víctimas de violencia

El proyecto pretende reducir el impacto negativo que la pandemia está teniendo en el acceso al Derecho a la Salud. Abordando el incremento de la violencia contra las mujeres, niñas y adolescentes con un enfoque intersectorial y participativo.

Como parte del proyecto, hasta el momento, hemos llevado las siguientes acciones:

  • Cursos para reforzar los conocimientos y capacidades del personal público de salud en la atención a niñas, jóvenes y mujeres víctimas de violencia. Con módulos específicos sobre: lineamientos técnicos de atención integral en salud; atención a personas que han sufrido desplazamiento forzado; salud sexual y reproductiva; atención a personas víctima de violencia de género; prevención de la trata de seres humanos; etc.

cursos a personal del Ministerio de Salud salvadoreño y de otras instituciones públicas de salud. Para reforzar sus conocimientos y capacidades en la atención de niños, niñas, jóvenes y mujeres víctimas de violencia.

  • Entrega de material de bioprotección (mascarillas, guantes, desinfectantes, alcohol, amonio cuaternario y batas quirúrgicas) para equipar al personal de centros de salud.

Respuesta intersectorial a la violencia contra las mujeres, niñas y adolescentes durante la COVID-19 en El Salvador

Estimamos que para junio de 2022 unas 6.167 personas del entorno urbano más desfavorecido de Mejicanos se habrán beneficiado de la iniciativa.