En Centroamérica, terminaron el año 2020 afrontando el devastador impacto de los huracanes Eta e Iota. Noviembre estuvo marcado por intensas lluvias y fuertes vientos que provocaron inundaciones, deslizamientos de tierra y caída de árboles, especialmente graves en Guatemala, Nicaragua y Honduras.

Concretamente en Cuilco, un municipio del Departamento de Huehuetenango en el noroccidente de Guatemala, medicusmundi NAM lleva años trabajando con el Instituto de Salud Incluyente. Se trata de un enclave ubicado en el llamado corredor seco, caracterizado por su alta vulnerabilidad a los efectos negativos del cambio climático.

Luisa y Mikele son dos jóvenes enfermeras navarras que conocen muy bien la zona. Ellas colaboraron con nuestra asociación en la implementación del modelo de atención en salud integral e incluyente – MIS, en el año 2015. Según sus palabras: “Cuilco marcó nuestra experiencia. Fue allí donde más tiempo estuvimos, convivimos con sus gentes y participamos con los equipos de salud.  Hace cinco años, su gente nos enseñó mucho más que su sabiduría y cariño: el compartir como modo de vida”.

Luisa y Mikele en Guatemala

“Nos enteramos por los medios de comunicación y también porque tenemos contacto con dos buenos amigos de Cuilco. Pudimos imaginar perfectamente cómo estaría todo aquello, las comunidades en las montañas y las consecuencias para todas las familias tan vulnerables”.

Galletas solidarias

La inquietud que se instaló en el cuerpo de ambas, tras conocer los destrozos que la tormenta Eta dejaba en la zona, les impulsó a ponerse manos a la obra. Desde su cocina en Pamplona, Mikele y Luisa pasaron las navidades cocinando y decorando galletas. Las envasaron manualmente con cariño, incluyendo una nota explicativa. Con ellas en la mano, se acercaron a sus familiares, amigas y allegados para darles a conocer la situación que vivían las personas en su querida Guatemala. Así, lograron incentivar la colaboración. Recaudaron 250 euros que fueron rápidamente enviados a medicusmundi NAM y, de allí, a la región guatemalteca.

Cocinando las galletas

“Como la cocina es algo que nos inspira y nos gusta, pensamos en las galletas como algo navideño, entretenido y fácil de repartir. La iniciativa ha dado sus frutos. Ahora, varias personas están dispuestas a preparar más galletas y a comprarlas para colaborar”.

Durante sus estudios de Enfermería en la Universidad Pública de Navarra (UNPA), Luisa y Mikele desarrollaron un proceso de aprendizaje en el primer nivel de atención en salud del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) de Guatemala. Donde se estaba implementando y desarrollando el Modelo Incluyente de Salud (MIS) en algunos municipios del país. Según ambas, desde entonces, siguen vinculadas de alguna forma a todo lo que les enseñaron. En palabras de Mikele: “Lo allí vivido sembró algo en nosotras. Algo que hoy crece fuerte hacia lo comunitario y la multiculturalidad”.

Hoy, ellas ya no son las mismas. Algo en sus prioridades cambió. Ahora, además de excelentes enfermeras, son agentes de cambio para su entorno.

Ambas explican que: “El detonante para poner en marcha la iniciativa fue conocer vuestra campaña de recaudación; en la que hicisteis explícito a qué iba a ir destinado el dinero y a través de que método podía efectuarse. Primero, hicimos un donativo individual. Pero Mikele, que es muy proactiva y siempre trata de englobar a nuestro entorno, tuvo la brillante idea de aprovechar las fechas navideñas para recaudar entre familiares y amistades”.

Impacto de la iniciativa

La totalidad de los fondos recaudados por su iniciativa se ha sumado al resto de fondos aportados por nuestra asociación para dar respuesta de emergencia en Cuilco, específicamente con:

  • compra de equipamiento médico para el puesto de salud del Boquerón que quedó totalmente destruido.
  • adquisición de 415 ecofiltros para familias que perdieron su vivienda, con el objetivo de reducir la prevalencia de enfermedades de origen hídrico y muertes relacionadas.
  • contratación de un psicólogo o psicóloga durante un periodo de tres meses. Sabedores de que en emergencias resulta prioritario proteger la salud mental y el bienestar psicosocial de la población y el personal sanitario.

Lo cierto es que las temporadas de huracanes en muchas regiones del planeta ponen en riesgo el trabajo, de años, de muchos países por mejorar sus sistemas de salud. Además, estas fuertes tormentas destrozan instalaciones y cortan carreteras impidiendo la atención de salud más inmediata y generan situaciones de emergencia. Por eso, desde medicusmundi NAM hacemos un llamado a todas esas personas agentes de cambio, que viven a nuestro alrededor, para que alcen la voz y generen conciencia sobre estas realidades.

Mikele y Luisa, desde aquí, solo podemos deciros GRACIAS. Vuestra ilusión es nuestra esperanza y ojalá sea la inspiración de muchas personas.