No podemos permitirnos que gran parte de la población mundial quede desprotegida frente a la COVID-19 por las barreras económicas, por eso, medicusmundi, junto a otras organizaciones de la sociedad civil, impulsa la campaña Rigt2Cure, una iniciativa que aspira a recoger un millón de firmas en Europa para liberar de las patentes a los medicamentos y vacunas para la COVID-19.

Esta es la primera Iniciativa Ciudadana Europea sobre salud. Una iniciativa que ha reunido a una amplia coalición europea formada por sindicatos de trabajadores y trabajadoras de la salud, ONG, asociaciones de defensa de la sanidad pública, asociaciones de profesionales sanitarios, grupos de activistas, asociaciones de pacientes, la Confederación estatal de asociaciones vecinales, asociaciones estudiantiles y expertos en salud.

Nuestro objetivo es obligar a la Comisión Europea a poner en marcha todas las medidas necesarias para garantizar que los derechos de propiedad intelectual, como las patentes o las licencias, no limiten la disponibilidad de tratamientos y vacunas contra COVID-19.

Esta iniciativa vinculante es una voz más que se añade a la preocupación expresada por grupos de la sociedad civil, expertos en salud pública y líderes mundiales para que las vacunas y los tratamientos recientemente desarrollados puedan estar disponibles para todas las personas, y no sólo para una reducida parte de la población debido a las barreras financieras y logísticas.

FIRMA AQUÍ

Estas son algunas de las demandas planteadas:

Que los derechos de propiedad intelectual, incluidas las patentes, no dificulten la accesibilidad o la disponibilidad de cualquier futura vacuna o tratamiento para la COVID-19.
Evitar que la legislación de la UE sobre los datos y la exclusividad comercial limite la eficacia inmediata de las licencias obligatorias expedidas por los Estados miembros.
Introducir obligaciones legales para que los beneficiarios de los fondos de la UE compartan los conocimientos, la propiedad intelectual y/o los datos relacionados con la tecnología sanitaria de COVID-19 en un fondo común de tecnología o patentes.
Incorporar obligaciones legales en materia de transparencia de las contribuciones públicas, los costos de producción y las cláusulas de accesibilidad, y asequibilidad combinadas con licencias no exclusivas para los beneficiarios de los fondos de la UE.

Las empresas farmacéuticas deberían estar obligadas a compartir los resultados de sus investigaciones con otras instituciones para acelerar la producción de dosis a nivel mundial y reducir el costo de manera significativa, como ya han propuesto India y Sudáfrica en la Organización Mundial del Comercio. Las negociaciones se deberían llevar a cabo con total transparencia.

Para más información sobre la iniciativa visita la web:

Que nadie se lucre con la pandemia

Una Iniciativa Ciudadana Europea (ECI) es la vía directa para proponer un cambio legislativo a la Comisión Europea. Desde el pasado lunes 30 de noviembre, las entidades agrupadas en la Iniciativa “Right2Cure” tendrán que recoger un millón de firmas entre las ciudadanía de los veintisiete estados miembros.