Una historia sobre Derechos Humanos y Solidaridad.

Los equipos de Transformación Social de medicusmundi, siguen trabajando y preparando actividades y recursos educativos para ayudarnos a reflexionar sobre temas importantes desde el ámbito de lo lúdico, porque tenemos claro que educar también puede ser divertido. En esta ocasión queremos presentaros varias actividades para reflexionar sobre la Solidaridad, los Derechos Humanos, y por supuesto, sobre la Salud.

Los Derechos Humanos nos hablan de las garantías que los seres humanos necesitamos para tener una vida digna, por eso, si pensamos un poco, es fácil darse cuenta de que están relacionados con las necesidades básicas de las personas. Seguro que si reflexionas un minuto te vienen a la cabeza rápidamente muchos de ellos: salud, educación, alimentación, vivienda, etc. Todos ellos se recogieron en un primer documento realizado en 1948, la Declaración de los Derechos Humanos.

A lo largo de la historia, muchas personas y colectivos han luchado por los Derechos Humanos. En medicusmundi trabajamos todos los días por el Derecho a la Salud de todas las personas, sin ningún tipo de discriminación por edad, lugar de nacimiento, sexo, género, color de piel, religión, cultura o creencias. Creemos que la Salud es fundamental para que podamos desarrollarnos como personas, y esto se ha podido ver en la situación que hemos vivido y seguimos viviendo estos meses. La Salud afecta a todos los aspectos de la vida, por eso el tener un sistema de salud universal, público y fuerte es fundamental para el desarrollo de nuestras capacidades y poder llevar una vida digna tanto individual como colectivamente.

En relación con esta temática hemos preparado tres actividades muy distintas, con las que podemos reflexionar de una manera divertida la importancia de la Salud, de la solidaridad y de la defensa de los Derechos Humanos en todo el mundo.

La primera actividad es un cuentacuentos, “El Pájaro Puhuy”. Se trata de un cuento de México, que nos habla de la generosidad, de la solidaridad y de lo bonito y enriquecedor que resulta para cada persona las influencias y aprendizajes que recibe de las demás personas. (Los regalos que no se ven)

La segunda actividad nos invita a realizar una grulla de papel. En Japón, la grulla es símbolo de la paz, como para nosotras lo es la paloma. Para los japoneses, además de paz, significa salud, aseguran que la grulla llega a vivir mil años y se las relaciona con las personas sabias más ancianas.

Además, es un animal elegante que exhibe una reacción ágil y fuerte cuando otros animales se acercan al nido donde tiene las crías. Gracias a esta cualidad la gente la considera un animal protector de la familia y portador de buena fortuna.

Tradicionalmente, regalar grullas de papel se ha asociado con el hecho de querer desear salud, bienestar y felicidad. Según una leyenda japonesa, tu mayor deseo se hará realidad, si construyes mil grullas de papel.

Tal vez, mil grullas sean demasiadas para una primera vez, pero os invitamos a que hagáis vuestra propia grulla y entre todas pidamos un deseo: que todas las personas del mundo puedan gozar de buena salud.

Por último, la tercera actividad es un crucigrama, para conocer a personas que defendieron los derechos humanos.

Todas estas actividades las hemos realizado en los distintos equipos de transformación social de medicusmundi en Aragón: cuentacuentos, talleres de reciclaje y ludoteca.
Si te han gustado estas propuestas educativas y quieres participar en las actividades o colaborar como voluntariado, llámanos al 619 12 82 74 o escríbenos a maite.munoz@medicusmundi.es.