Frente a la crisis, la única alternativa es reforzar la sanidad pública.

En una carta abierta enviada al Gobierno, promovida por la campaña No es Sano y suscrita por una treintena de organizaciones, entre las que estamos medicusmundi, reclamamos medidas que fortalezcan al sistema público de salud y aseguren el acceso a los tratamientos y vacunas del COVID-19.

Estamos convencidas de que es necesario un aumento del gasto público en salud para poder atender las necesidades de los pacientes y hacer frente a los problemas que han dejado los recortes de los últimos años. Solo así, el sistema público estará preparado para abordar esta y otras emergencias que puedan llegar en el futuro.

“De esta experiencia hemos aprendido lo necesario que es invertir en salud y las repercusiones que tiene tensionar nuestro sistema sanitario, tanto en términos de recursos económicos como humanos”.

 

  • Reclamamos más recursos para el sistema sanitario y más inversión en investigación, también en enfermedades bacterianas e infecciosas, muy olvidadas hasta ahora.
  • El Gobierno debe estar preparado para explorar medidas excepcionales que garanticen el suministro y precios asequibles de los fármacos, como las licencias obligatorias o la producción pública de medicamentos.
  • La enorme inversión pública que se está dedicando a la investigación no debe dar lugar a tratamientos con precios abusivos y monopolios.

 

AQUÍ PUEDES LEER LA CARTA COMPLETA