Acabamos los exámenes de la segunda evaluación y llegan las vacaciones de Semana Santa. Por fin. Qué tarde han tocado este año… Me merezco estas vacaciones. Creo que me voy a pasar el día tirado en el sofá sin hacer absolutamente nada más que descansar… ¿O no?

Aprovechando las vacaciones de Semana Santa, 26 jóvenes de los Grupos de Acción Social de Navarra participaron en un proyecto de intercambio intergeneracional con 46 personas mayores de la Casa de la Misericordia. Cuatro preciosas mañanas (del 23 al 26 de abril) en las que pudimos analizar cómo era el ocio de antes y de ahora.

Desde el comienzo del curso la idea ya rondaba por las cabezas de los y las jóvenes: “Queremos hacer algo con personas mayores, en una residencia de ancianos, compartir experiencias… Algo.” Así que nos tocaba darle forma y sacar el proyecto adelante.

La Fundación Caja Navarra sumaba su apoyo al proyecto, mientras la coordinación con las personas de la Casa de la Misericordia no podía ser mejor. Yolanda (psicóloga), Beatriz (historiadora) e Isabel (musicoterapeuta) mostraron desde el primer momento su total disposición para sacar adelante un proyecto que creaba mucha ilusión y expectación.

Una sesión inicial con cada grupo de edad sacaba a relucir los estereotipos y prejuicios que ambas generaciones padecen. “No se adaptan al cambio, son testarudas, egoístas…” eran las opiniones de las personas jóvenes sobre las mayores, mientras a la inversa los calificativos eran de “individualistas, alocados e irrespetuosos”. Pero la pregunta iba con trampa, y ninguno de los dos grupos cayó en ella. A todas las personas les parecía muy injusto tener que generalizar. “Hay mucha diversidad” era el comentario por excelencia. Se notaba cierto interés e incluso admiración por las otras personas, lo que nos hacía vaticinar un encuentro de intercambio y acompañamiento muy interesante.

Y así fue. Trabajando de forma paralela en dos grupos de aproximadamente 36 personas (13 jóvenes y 23 mayores), analizamos cómo era el ocio de antes. A través de fotos del Archivo de Navarra conocimos sus juegos, sus anécdotas, dónde se divertían, cómo era la ciudad entonces, las costumbres y tradiciones… ¡hasta la manera de ligar! También los escuchamos cantar, bailamos con ellos y ellas, descubrimos la evolución de los aparatos de reproducción de música, desde el gramófono hasta el mp3… Incluso creamos una canción entre todas. Finalizamos el proceso con una gran verbena, a la que asistieron más de 70 personas, con baile, guitarra y acordeón, almuerzo, y decenas de canciones que parecen no pasar nunca de moda.

Alguna que otra lágrima y muchísimo agradecimiento a todas las partes servían de cierre para este espacio de convivencia e intercambio del que tanto pudimos disfrutar jóvenes y mayores.

El martes 18 de junio presentaremos una pequeña publicación que recoge  las actividades realizadas, las frases del encuentro y multitud de imágenes para acercaros un poquito más la experiencia que sin duda repetiremos antes de lo que imaginamos. ¡Te informaremos de los detalles!

 

Con la colaboración de: