La Junta Directiva de una asociación… esa gran desconocida. Un grupo de personas encargadas de tomar decisiones muy importantes pero a las que muchas veces nos cuesta poner cara…

Pero ya sabes que en medicusmundi NAM una de las cosas que nos caracteriza es la cercanía, así que hoy queremos presentarte a las personas que forman nuestra Junta Directiva. Se llaman Dori, Mirentxu, Alfredo, Juan, Guillermo, Carlos y Enrique. Y son siete personas comprometidas desde hace años con nuestra asociación.

Su trayectoria la tienes aquí. Pero más allá de eso, hemos estado conversando sobre qué les llevó a asumir esta responsabilidad y cuáles son los mejores y los peores momentos que viven al timón de la organización. Por cierto, han aprovechado para lanzar un mensaje de ánimo por si alguien quiere subirse al barco. Así que ya sabes, si te animas, ¡el próximo lunes 26 de noviembre tenemos Asamblea Extraordinaria para renovar la Junta Directiva!

¿Qué os llevó a la Junta Directiva de medicusmundi NAM?

La manera de llegar a la Junta ha sido diferente en cada caso, unas por continuar un proyecto de vida tras muchos años al frente de la organización, otras por continuar y avanzar en una trayectoria que viene de años atrás y otras respondiendo a una invitación de una persona que trabaja en la organización.

Pero hay algo en lo que coincidimos: en todos los casos nos movió el poder aportar nuestro granito de arena de forma más comprometida, desde dentro y con un mayor conocimiento de los proyectos y del funcionamiento de la organización, permitiéndonos seguir contribuyendo a la construcción de un mundo mejor.

¿Qué es lo mejor de estar en la Junta Directiva?

Trabajar para que la salud sea un derecho para todas las personas, en una forma de seguir contribuyendo en el intento de mejorar el mundo.

Además para todas nosotras es gratificante poder compartir espacio, tiempo y decisiones con un grupo de personas fantásticas como son las personas contratadas con las que aprendemos del mundo de la cooperación y el equipo formado entre nosotras.

Pero también hay momentos difíciles…

Todo lo relacionado con los problemas vividos por la escasez de recursos y en consecuencia las duras decisiones que hemos debido tomar y que afectan tanto a las personas objetivo de nuestros proyectos como al personal contratado.

Aún así, es una labor que merece la pena…

Es muy interesante conocer por dentro una organización seria, que trabaja con proyectos de gran trayectoria y calidad luchando por algo tan importante como es el derecho a la salud.

Además, como ya hemos comentado, es una gran satisfacción trabajar con un equipo tan fantástico y comprometido como el que tenemos.

En resumen: ¡estar en la Junta permite canalizar el espíritu solidario que llevamos dentro!