31 DE AGOSTO. DÍA INTERNACIONAL DE LA SOLIDARIDAD

¿Qué es solidaridad?, dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul (o marrón, o verde…)
¿Qué es solidaridad? ¿Y tú me lo preguntas? Solidaridad… Eres tú.

Esto no es solo la reinterpretación de un poema. Es la verdad. Verdad verdadera. Porque aunque a veces cueste creerlo lo cierto es que la solidaridad es inherente al ser humano, está en nuestra naturaleza.

Y diréis… “Pero las abejas, los lobos, los leones, también cooperan entre sí”. Vale, la cooperación no es exclusiva del ser humano pero sí lo es su complejidad, si cooperamos no es únicamente para sobrevivir.

No nos lo inventamos. Esta afirmación tiene base científica. Hay muchos estudios que prueban esta naturaleza solidaria del ser humano, por ejemplo, la obra “Origins of Altruism and Cooperation” (Orígenes del altruismo y de la cooperación), señala que el ser humano no es hostil o competitivo por naturaleza, sino altruista y cooperador, presentando evidencias empíricas y contradiciendo la percepción de que nuestra especie es agresiva, egoísta y hostil.

En el diccionario solidaridad se define como; “Adhesión o apoyo incondicional a causas o intereses ajenos, especialmente, en situaciones comprometidas o difíciles”, algo que va más allá del “trabajamos juntos para conseguir comida”.

El mismo diccionario hace referencia a un compromiso asumido en conjunto por varias personas que se obligan a responder cada una por el conjunto de ellas, a la asunción de la causa de otros como propia. Entonces, cuando decimos que una persona es solidaria no nos limitamos solamente a que ofrece ayuda, sino que implica un compromiso con aquel al que se intenta ayudar.

Solidaridad por tanto, hace referencia a algo que es muy diferente de la “caridad”. Como decía Galeano, la solidaridad es horizontal y se ejerce de igual a igual, la caridad mal entendida se practica de arriba hacia abajo, humilla a quien la recibe y jamás altera ni un poquito las relaciones de poder… esa falsa caridad no perturba la injusticia, solo se propone disimularla.

Solidaridad no implica solamente ayudar a quien lo necesita; hace referencia a una actitud ante la vida que nos permita ponernos en el lugar de los demás, ser empáticos, entender lo que otros viven, o sienten.

Solidaridad no es dar aquello que nos sobra. Es más, mucho más. Es un compromiso con los demás seres humanos, vengan de donde vengan, hablen el idioma que hablen y crean lo que crean.

Solidaridad no es ayudar al que se parece más a nosotros.

Solidaridad no es dar porque espero recibir algo a cambio.

Solidaridad es asumir que no sirve de nada que yo avance si la sociedad no avanza.

Solidaridad eres tú, soy yo, somos todos.