Seguro que a estas alturas si te decimos que la situación en República Democrática del Congo es muy difícil no te estamos contando nada nuevo… Ahora, al conflicto, a la desnutrición, a la violencia, a la inestabilidad, a la pobreza, a los brotes de cólera, se ha unido la amenaza del Ébola ; una palabra que hace saltar todas las alarmas y que (ahora sí) lleva el nombre de este país africano a las páginas de los periódicos.

Las noticias que llegan de RDC no son casi nunca alegres y, lamentablemente, no despiertan en la mayoría de las personas e instituciones otra cosa que no sea indiferencia. Pero la verdad es que el país se encuentra en un nivel de crisis similar al de Irak, Siria y Yemen. Las cifras hablan por sí solas; hay dos millones de niños y niñas con malnutrición aguda severa, lo que les sitúa en riesgo inminente de muerte, el número de personas necesitadas de ayuda humanitaria se ha duplicado hasta alcanzar los 13,5 millones y hay más de 4,5 millones de desplazados internos, la cifra más alta del continente ; la RDC es el país africano con el mayor número de personas desplazadas.

Sin embargo el conflicto no es el único causante de estos problemas; también se deben al acceso limitado a los servicios más esenciales; tres de cada diez personas no tienen acceso a agua potable, 43% de los niños entre 6 y 59 meses sufren retraso del crecimiento, en muchas zonas del país las personas más pobres no tienen acceso a atención sanitaria básica; por ejemplo, una mujer que viva con menos de 1 dólar al día puede llegar a pagar hasta 35€ por una cesárea

Lo más curioso de todo es que un país en el que el Gobierno es incapaz de generar recursos suficientes para cubrir las necesidades más básicas de su población, es precisamente uno de los países más ricos del mundo en recursos naturales. Y es que esta riqueza es también la principal causa de su desgracia; los jugosos recursos naturales de la RDC y los poderosos intereses económicos que generan constituyen el principal motivo por el cual sigue abierto un conflicto que genera enormes padecimientos para muchos y enriquecimiento para unos pocos. Mientras tanto la población más vulnerable ni siquiera tiene recursos suficientes como para recibir la atención sanitaria más básica, o para alimentarse adecuadamente.

medicusmundi está presente en el país desde 1986.

Hoy seguimos trabajando en tres zonas; el Haut-Uelé, Bolengue y Kinshasha, en un contexto extremadamente complejo marcado por un conflicto que no acaba, la continua tensión política y social, las recurrentes emergencias sanitarias y ahora, de nuevo, la amenaza del Ébola.

 


Si quieres seguir la evolución de la situación en RDC puedes suscribirte a nuestro boletín quincenal de noticias aquí.

Si quieres apoyar nuestro trabajo en este país, contribuyendo a defender la salud y la vida de quienes más lo necesitan puedes hacer un donativo indicando en el concepto la palabra “RDC” a través de nuestra web.


¿Y QUÉ HACEMOS EN RDC?

Como en todos nuestros proyectos apostamos por apoyar a la estructuras existentes en el país; en este caso estamos al lado del Ministerio de Salud Congoleño en el camino hacia la cobertura universal de salud,  siguiendo las políticas y planes nacionales y acompañando a las autoridades sanitarias de las zonas donde trabajamos.

Para lograrlo tenemos en cuenta varios factores:

  • La “oferta” de servicios; es decir, qué servicios existen para atender a la población y cómo son o están. Si hay suficientes estructuras sanitarias, si están en condiciones, si existe suficiente personal sanitario, si está suficientemente formado y motivado, si las estructuras están equipadas y aprovisionadas (medicamentos), si todo ello se gestiona y supervisa adecuadamente por parte de sus responsables… Incidimos en los servicios contribuyendo a la mejora de las infraestructuras y equipamientos sanitarios, especialmente de los Centros de Salud y de aquellas estructuras que ofrecen atención primaria y básica, o que son el primer recurso para la población más vulnerable. También apostamos por la formación y el acompañamiento al personal, no solo sanitario sino también de gestión, un elemento fundamental para la mejora del funcionamiento de los servicios sanitarios.
  • La “demanda” de servicios: ¿Puede la población acceder a los servicios existentes? En RDC las personas tienen muchos problemas de acceso, y de diferentes tipos. Algunas dificultes tienen que ver con la cultura, con las creencias y costumbres. Para afrontarlas los y las agentes de salud comunitarios (personas voluntarias de la comunidad que actúan de enlace con el personal sanitario) juegan un papal esencial informando, sensibilizando, intentando incidir en los comportamientos…
    El factor financiero es también un importante obstáculo;muchas personas no pueden afrontar los gastos sanitarios o el afrontarlos les supone un empeoramiento sustancial de su situación. Para intentar evitaro  trabajamos con las mutuas de salud, creadas y gestionadas por la propia población, con el apoyo de la CGAT (Centre de Gestion des risques et d’Accompagnement Techniques des Mutuelles de Santé) para que, cotizando una cantidad cada tanto tiempo, todas las personas puedan acceder a los servicios sanitarios sin que esto suponga la quiebra de la frágil economía familiar.
  • La gobernanza: Una población informada, que conoce sus derechos y deberes y con herramientas a su alcance para gestionar todo ello, participa, decide, influye en que todo funcione mejor, exige que las cosas cambien. Trabajamos también en esta línea intentando posibilitar la participación de la comunidad en los temas que tienen que ver con su Salud.
    Un hito importante en este sentido ha sido la recogida de firmas entre la población para presentar al gobierno la solicitud de proyecto de ley para la atención de las personas más vulnerables (las que no tienen siquiera recursos para hacerse mutualistas).

Resumen de nuestros proyectos en RDC

Haut Ouelé

  • Nuestro trabajo en esta zona está orientado a reforzar el papel de los Comités de Desarrollo locales (CODEV) de las 8 zonas de salud de la Provincia mediante la formación; la mejora del registro de la mortalidad a nivel comunitario (elemento fundamental para priorizar las acciones de salud en la zona); el
    acondicionamiento de fuentes de agua (una de las actividades principales de los CODEV); la puesta en marcha y acompañamiento de un espacio de coordinación entre el poder público, los proveedores sanitarios y la población; así como presentar y lograr la aprobación en el Parlamento provincial de una ley favorable a la atención de las personas vulnerables.
  • Apoyado por: Unión Europea, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Zaragoza y Gobierno de Aragón

Equateur

  • Sucesivos proyectos de construcción y rehabilitación de estructuras sanitarias en la Zona de Salud de Bolenge.
  • Apoyo a la CGAT, para el funcionamiento de las mutuas de salud.
  • Refuerzo de la participación comunitaria.
  • Acompañamiento del equipo responsable de la Zona de salud, en la gestión, las supervisiones…
  • Gracias al apoyo de Unión Europea, Gobierno de Navarra, Gobierno de Aragón y con fondos propios de medicusmundi

Kinshasa

  • Apoyo a la CGAT, para el funcionamiento de las mutuas de salud.
  • Refuerzo de las capacidades gerenciales del Equipo Directivo de la Zona de Salud de Kingabwa : formaciones en gestión de atención primaria y una asistencia técnica del equipo de MMN en Kinshasa (supervisiones formativas, utilización herramientas de gestión, análisis de datos sanitarios)
  • Ampliación y rehabilitación del Centros de Salud y equipamiento de los mismos.
  • Refuerzo de las capacidades de las comunidades para su implicación (formación y dotación en equipos a los agentes de salud comunitaria (RECO) y a los órganos de representación de la comunidad (CODEV))
  • Apoyo integral a la zona de salud de Ndanu1, en Kingabwa, a través de diferentes intervenciones complementarias que incluyen desde el apoyo a los Centros de Salud, al refuerzo de las organizaciones locales o a la creación de un sistema de atención integral a la Violencia de Género.
  • Gracias al apoyo de diferentes entidades locales, Gobierno de Navarra y fondos propios de medicusmundi.