Entre el 20 y 28 de abril, un grupo de personas hemos viajado a Senegal para visitar Dakar y Saint-Louis y, de paso, los proyectos que medicusmundi NAM apoya en esta última ciudad, centrados en los puestos de salud de Sor, Diamaguène y Pikine.

El viaje, mitad turismo social, mitad turismo de cooperación, tenía un motivo importante que despertaba el interés entre los participantes del mismo: conocer y compartir en directo y profundidad el trabajo que medicusmundi NAM está realizando en este país. Sobre todo, para parte de quienes, dentro del grupo que viajaba, no tenían vinculación alguna con la asociación y desconocían, hasta ahora, qué hacíamos, pero que, sin embargo, querían percibir su realidad.

Rosa, Inés, Cristina y Carmen, ajenas inicialmente a medicus, han almacenado en sus corazones cada una de las vivencias en cooperación que iban experimentando. Han ido constatando la realidad injusta de un mundo saqueado que, aunque no les resultaba desconocido, intenta salir adelante con sus propios recursos y la cooperación de organizaciones como medicusmundi. El comprobar cómo se desarrolla un pequeño cambio para conseguir una vida más digna a través de la cooperación, les ha reforzado su compromiso social.

Lurdes y Carlos Pablo, componentes del equipo Senegal de medicusmundi NAM, han posibilitado que la coordinación y explicación de las visitas, salgan a la perfección.

Quedamos, otro Carlos, Fernando, Clara, otra Cristina y yo, Guillermo, que, aun estando ya bastante tiempo vinculados por diversos motivos a medicusmundi, siempre sigue siendo bueno compartir in situ el trabajo que se desarrolla con las personas.

Una experiencia, en definitiva, positiva que fortalece nuestro deseo colectivo por conseguir que el derecho a la salud sea accesible a todo ser humano. Y eso nos ha quedado un poquito más claro a todos y a todas en estos días de sol africano.

Guillermo García-Almonacid

medicusmundi NAM