El 1 de septiembre de 2016 se cumplieron 4 años de la entrada en vigor del Real Decreto Ley (RDL) por el que las personas en situación administrativa irregular que vivían en España se quedaron sin tarjeta sanitaria. Coincidiendo con este aniversario, la Red de Denuncia y Resistencia al RDL 16/2012 (REDER), de la que medicusmundi forma parte, ha publicado el informe “La salud en los márgenes del sistema”.

REDER ha documentado, entre abril y julio de este año, 388 casos de vulneraciones del derecho a la atención sanitaria, sumando ya 2.496 desde su creación hace dos años. En una quinta parte de estas vulneraciones ni siquiera se cumple la ley, registrándose incumplimientos relacionados con la prevista atención a embarazadas, la atención a menores de edad, a personas solicitantes de asilo, ascendientes reagrupados y a casos de urgencias.

Todas las Comunidades Autónomas – a excepción de Castilla y León y la Rioja, y las ciudades autonómicas de Ceuta y Melilla – han desarrollado medidas para minimizar el efecto de este Real Decreto Ley. A pesar de todo, la exigencia de determinados requisitos administrativos o la desinformación, tanto de las personas afectadas como del personal de los centros sanitarios, resultan barreras para que determinados colectivos puedan acceder al Sistema Nacional de Salud.

La población inmigrante en situación irregular es la que sufre de manera más desproporcionada los efectos de la exclusión. Sin embargo, también se ve afectado un amplio porcentaje de personas con ciudadanía comunitaria y escasos recursos.

Una petición inaplazable

Ante el estancamiento del actual contexto político, resolver una situación que afecta a la vida de miles de personas es ya no sólo urgente, sino inaplazable. Teniendo en cuenta que la mayoría parlamentaria la componen partidos que han manifestado su compromiso con la sanidad pública y universal, las organizaciones miembro de REDER les exigimos que pongan la salud en el número uno de sus prioridades y acaben con la exclusión sanitaria.

Mientras tanto, a los gobiernos autonómicos , REDER les pide que lleguen al límite de sus competencias para garantizar que todas las personas que viven en su territorio puedan acceder a la asistencia sanitaria sin discriminación alguna. Al personal sanitario , de administración y gestión del Sistema Nacional de Salud, les invita a sumarse al movimiento de objeción de conciencia, recordando que existe el derecho y el deber de no colaborar con violaciones de derechos humanos. Y al conjunto de la sociedad civil a apoyar las acciones de rebeldía frente a esta legislación injusta.

Informe completo “La salud en los márgenes del sistema” AQUÍ