Que la diabetes tampoco se quede en la Sala de Espera 

Por un sistema de salud público y universal; que la salud no se quede en la sala de espera.

Este año la Organización Mundial de la Salud (OMS) dedica el Día Mundial de la Salud a la diabetes. Una enfermedad que afecta casi al 10% de la población y por la que muere una persona cada 6 segundos en el mundo.

El tratamiento es vital para evitar esas muertes pero en África, 2 de cada tres personas afectadas no están diagnosticadas y se estima que dentro de 25 años el número de casos será un 140% superior al actual, el mayor aumento a nivel mundial.

Sorprendentemente los países empobrecidos no sólo tienen altas tasas de enfermedades infecciosas y carenciales sino que, cada vez más, su población sufre problemas de salud que solemos asociar a los países del norte, como hipertensión arterial, obesidad o diabetes. Esto tiene mucho que ver con la modificación de hábitos de vida y con las dificultades de acceso a diagnóstico, prevención y atención.

Estas enfermedades son una carga añadida para unos sistemas de salud frágiles y que siguen necesitando invertir muchos recursos en la prevención y el control del SIDA, la tuberculosis, la malaria, la desnutrición, el dengue, el virus Zika…

Y cuando los recursos no son suficientes, la salud se queda en la sala de espera. Millones de personas en todo el mundo permanecen sin atención porque no hay personal, no hay medios, no hay dinero… Cada día. Aquejadas a menudo de enfermedades graves o que suponen amenazas para la salud pública o para sus propias vidas.

¿Te suena eso de estar en espera? Sí, ¿verdad? Aquí cada vez las listas de espera del sistema de salud son más largas. Y aunque gracias a nuestra mejor situación socioeconómica las consecuencias son muy distintas, nuestra salud también acaba muchas veces en la sala de espera…

Consecuencias distintas, sí, pero una misma solución: dotar a los sistemas públicos de salud de los recursos necesarios. Dar prioridad al derecho a la salud, que es lo mismo que dar prioridad a las personas.

Para ello, en medicusmundi defendemos fortalecer los sistemas públicos de salud, y en particular la atención primaria de todos los países, porque es la mejor estrategia para abordar de forma integral la mayor parte de los problemas de salud, ya sean por tuberculosis, la desnutrición infantil o la diabetes.

Si eres de aquellas personas a las que no les gustan las listas de espera cuando se trata de la salud, si, como es nuestro caso, no soportas que la salud de las personas más vulnerables se quede en la sala de espera…

¡Súmate!