Delia Iracheta trabaja en Cinfa y este verano ha estado en Rwanda gracias a un acuerdo de colaboración entre el laboratorio y medicusmundi. En esta entrevista nos cuenta cómo ha sido su estancia en el país de las mil colinas.

¿Qué labor has desempeñado? ¿Qué es lo que más te ha gustado de todo lo que has podido hacer?

He estado en la Farmacia del Hospital de Nemba.

Me ha llamado la atención que el hospital únicamente puede abastecerse de aquellos medicamentos y productos sanitarios (sondas, catéteres, jeringas, etc…) que figuran en un listado que publica el Ministerio de Sanidad. Además únicamente puede comprar los artículos a la Farmacia de distrito, que pertenece también a la red sanitaria pública. Por ello las decisiones sobre qué medicamentos se compran no se toman en el hospital.

Para minimizar costes la mayor parte de los medicamentos se reciben envasados en frascos que contienen de 500 a 1000 comprimidos. Esto obliga a manipular los medicamentos para preparar y dispensar dentro de una bolsita el número de unidades que corresponden al tratamiento prescrito por el médico.

hospital nemba (5)
Zona de espera en el hospital.
hospital nemba (7)
Los pacientes deben pagar los medicamentos que se les dispensan en el hospital.

 

 

 

 

 

 

 

 

Una parte de mi actividad se ha centrado en mejorar las condiciones en las que se realiza la manipulación de los fármacos, para garantizar tanto la salud de los trabajadores de la farmacia como la de los pacientes, al mejorar las condiciones higiénicas del re-envasado de los medicamentos.

Por otro lado, el Ministerio de Sanidad de Rwanda obliga a informar a diario sobre el número de unidades dispensadas o consumidas de cada uno de los artículos disponibles en el hospital a través de un portal vía internet. Hasta la fecha el hospital de Nemba no ha conseguido llevar al día esta actividad ya que la conexión es lenta y además el personal no le está dedicando el tiempo necesario por diversos motivos. Así que otra de mis funciones ha sido analizar la carga de trabajo del Servicio de Farmacia y proponer un cambio en la organización del personal de manera que pueda hacer frente tanto a la dispensación de medicamentos, como al reporte diario a la Base de datos del Ministerio y otro tipo de actividades.

También he colaborado en la formación del farmacéutico en búsqueda de información científica en las webs de Ministerios de Sanidad europeos, de manera que pueda responder una forma ágil y eficiente a los requerimientos que le hacen desde los diferentes servicios del Hospital. Asimismo se ha empezado un pequeño estudio sobre la utilización racional de los antibióticos.

El hospital de Nemba está inmerso en un proceso de acreditación que exige el Ministerio de Sanidad a todos los hospitales de Rwanda. Esto requiere la redacción de todos aquellos documentos que aseguren que el hospital dispone de un sistema de garantía de calidad acorde a los requisitos establecidos a nivel central. Así que también he participado en reuniones para intercambiar experiencias sobre los procesos de acreditación (redacción de procedimientos, definición de responsabilidades, contacto con colegas que estén en el mismo proceso para compartir dudas, etc…).

hospital nemba (10)
Delia ha acompañado al personal sanitario del Hospital de Nemba en su labor diaria.

Has acompañado al equipo de trabajo del proyecto en su tarea diaria, ¿qué destacarías de esta experiencia? ¿qué cosas te han llamado más la atención?

A nivel profesional he desarrollado mucho la creatividad en el sentido de que en mi trabajo diario, gran parte de las soluciones las obtenemos mediante el desembolso económico. Allí los medios son muy limitados y hay que idear alternativas con los medios de los que se dispone para mejorar la manera de trabajar.

Acostumbrada a la utilización diaria de la informática, me ha llamado la atención la escasa informatización, funcionando con sistemática manual. Por ello es muy laborioso recuperar datos por ejemplo de historias clínicas.

Me he sentido muy útil y sobre todo muy valorada.

Tienen una actitud maravillosa y reciben muy bien cualquier sugerencia acerca de cómo mejorar la manera en la que hacen las cosas, mostrándose abiertos a hacer cambios en sus procedimientos. Eso si, tienen un ritmo de trabajo muy diferente al nuestro y la puntualidad digamos que es un concepto relativo.

¿Qué acompañamiento has recibido antes y durante tu estancia en Rwanda?

Tuve un tiempo de formación en la sede de Navarra que me ayudó a situarme un poco en cómo funciona la sanidad rwandesa.

En cuanto al acompañamiento en el país, el delegado en Nemba me presentó durante los primeros días a todas aquellas personas con las que iba a interactuar durante mi estancia. Asimismo me ayudó en la organización de reuniones, etc…

¿Recomendarías esta experiencia a otra persona? ¿Por qué?

Sin duda alguna. Hace falta todo tipo de profesionales, no sólo del ámbito sanitario. Informáticos que ayuden a mejorar los sistemas en los hospitales y centros de salud, ingenieros que colaboren en la elaboración de proyectos de construcción, a optimizar los recursos de los que ya disponen o a mejorar la eficacia de los procesos. También hace falta quien pueda efectuar labor docente para enseñar a la población hábitos de higiene para promover la salud, así como colaborar en la formación de sus profesionales sanitarios (médicos, enfermeros,…). Todos tenemos algo que aportar.

Ahora que lo conoces mejor, ¿qué piensas del trabajo que hace medicusmundi en los países del Sur para conseguir que todas las personas puedan disfrutar del derecho a la salud?

El hospital de Nemba es un proyecto de medicusmundi muy consolidado. medicusmundi es un «viejo amigo» al que se tiene en cuenta y se respeta, y que está presente en prácticamente todas las reuniones oficiales en las que se decide la política socio-sanitaria de la zona.


Más información sobre nuestro trabajo en Rwanda:

Inaugurado un centro de salud en Rwanda rehabilitado por medicusmundi

El Distrito de Gakenke y el Hospital de Nemba piden a medicumundi que continúe su apoyo para mejorar la salud de su población.